¿Alguna vez te preguntaste que pasaría si te tienen que operar a miles de km de tu casa? ¿ y si esa operación es una apendicitis en el Sudeste Asiático?. ¡Te cuento acá mi experiencia siendo operada en Penang, Maladia!

Me operaron de Apendicitis en Penang, Malasia

Tuve apendicitis y me operaron. Pero en el medio pasaron muchísimas cosas. No fue tan simple como ir al hospital y a las horas haber sido operada.
Un 8 febrero caminando entre las callecitas de Penang, disfrutando de su street art y sacando miles de fotos empecé a tener un dolor bastante fuerte en la panza. Durante nuestro tiempo viviendo en Australia, esto era lamentablemente demasiado común. Nunca supe si era la comida, el agua, si era yo, o simplemente un mix de todo.
Entonces cuando en Penang me empezó a doler, lo primero que pensé y en realidad que pensamos fue «es la gastritis». Inmediatamente después de las primeras puntadas, me di cuenta de que esto no era un dolor normal, o el dolor típico al cual estaba ya acostumbrada en Australia. Era algo más. Un dolor diferente.
Le dije a Diego que volviéramos al hostel porque no me sentía bien. «Bueno», me respondió, mientras continuaba caminando asombrado por la cantidad de arte en las calles, por lo que se detenía cada dos segundos a sacar fotos «Diego, apurate, me duele mucho» le dije sin pensar. Se dio cuenta de que realmente no me sentía bien y volvimos al hostel. Me relajé y me di cuenta de que realmente me estaba doliendo enserio. Pero mi cabeza quería pensar que era gastritis y que si tomaba todo los medicamentos que estaba acostumbrada a tomar cuando esto pasaba, estaría bien. Los tomé, pero el dolor seguía.

 

No te operes acá, me dijo el médico

«Diego, llamemos al seguro» le dije. Eso son los momentos en que agradezco que siempre seamos previsores con este tipo cosas, y que nunca nos aventuremos a viajar sin seguro médico.
Lamentablemente, llegué a la guardia del hospital, y había muchísima gente esperando. Con cuadros quizás mucho más prioritarios que mi «simple gastritis»
Esperamos un buen rato, y cuando ya mi cuerpo no daba más, me desmayé. Me hicieron pasar. Me doparon, me pusieron bastantes medicamentos, al mismo tiempo que trataban de averiguar que era lo que tenía.
«Es gastritis, o quizás una intoxicación» me dijo el médico. Yo sentía que no lo era, pero ya en ese punto no sabía que sentía. Me colocaron en una camilla, me dejaron descansar, y luego de algunas horas, cuando me desperté porque el medicamento se estaba yendo me volvieron a preguntar. «Decinos del 1 al 10 cuanto te duele». 9 le dije. «Mirá que 10 es cuando te apuntan un brazo eh» Ah, entonces quizás un 7 le respondí. Ok, luego de completar algunos formularios me mandaron a casa..
Nos acostamos a dormir, a las horas desperté, con más dolor, mucho más, la panza ya no tenía lugar para inflarse, y mi cuerpo ya no toleraba más el dolor. «Vamos de nuevo al hospital» me dijo Diego. «Bueno, dale» le respondí. Llamamos a un grab. Esperamos que nos atiendan más de 3 horas. Entré al consultorio, me colocaron el ecógrafo. «Puede ser un embrazado ectópico» me dijo la médica. «¿Qué? ¿Están seguro? les preguntamos. «No, quizás es apendicitis, pero no te operes acá» me recomendó.
«¿Cómo?» le dije «Si, si no te operes acá» me respondió.
Inmediatamente llamamos al seguro médico mientras le preguntábamos a la enfermera a donde recomendaba que me operara.
Me nombró una clínica, le dije al seguro que ahí quería operarme.

 

La clinica privada de Penang

Tomamos un grab nuevamente.  Llegamos a la clivina privada. Nos atendieron como reyes, se notaba la diferencia. Estaban ahí como esperándonos. O más bien esperando que «alguien» llegará.

Me hicieron análisis. Varios. Pero no estaban seguros si era o no apendicitis. «Mañana te haremos una ecografía» me dijo el médico. «¿Qué, vamos a esperar a mañana?» «Si», me respondió.
A la mañana siguiente ya me dolía cuando me pasaban el estetoscopio en la panza. Era apendicitis, y me tenían que operar de urgencia. «Tenés que firmar esto, te podes morir, estás anémica, quizás te tengamos que hacer una transfusión» fueron las palabras del médico. Ok, ¿no será demasiada información? pensé. Lo fue.
Pero no importó. O al menos no le importó al médico. Con Diego nos quedamos duros. Él consolando. Yo llorando, con mucha angustia.
Las horas no pasaban durante la operación  » se hizo eterno» me dice siempre Diego. Yo estaba dormida, no recuerdo nada. Solo que cuando salí le hice seña de pulgar dedo para arriba o para abajo al médico. Se rio y me hizo el pulgar para arriba. Esto era nuestras señas para entender que había salido todo bien, que la cicatriz no ocupaba todo mi abdomen y que no me habían tenido que hacer una transfusión de sangre.

Tras 2 días de recuperación, me dieron el alta, me dieron un cd con la operación como souvenir y seguí con la recuperación en el hostel. Poco a poco ya me iba sintiendo mejor y seguimos viaje.

Viajá con seguro médico

La operación en Malasia nos hizo darnos cuenta o más bien de reforzar la idea de que nunca pero nunca viajaríamos sin seguros médico. Sea cual sea. El que más te guste, el que consideres que es el mejor para cubrir tus necesidades.
Seguramente sepas que nosotros pertenecemos al programa de afiliados de Mondo, porque viste algunos links o banners a lo largo del blog. Mondo es el seguro que elegimos desde hace 1 año para viajar. Lo usamos en Asia y en Europa. Siempre que nos pasó algo, respondió. Es por esta razón que nos unimos a su programa y lo recomendamos. Por supuesto que nosotros obtenemos una pequeña comisión si vos compras a través de nuestros enlaces.  De este modo nos ayudas a seguir viajando, y creando contenido totalmente gratuito para vos. Además a vos te sale 5% más barato.
Pero más haya de eso lo que de verdad queremos, es que sea cual sea, viajes con seguro médico. Que lo conviertas en una prioridad, y que no lo mires como un gastó.

Nosotros nos ahorramos $6.000 usd que hubiésemos tenido que pagar por esa operación. Y quien sabe, cuantos cientos de dólares más de todas las veces que fui al médico alrededor del mundo.

banner descuento seguro de viaje
¿Alguna vez viviste una situación así estando de viaje? ¿Pudiste revolverla? ¡Por favor dejanos tus comentarios y dudas acá!

¡Dejanos tu comentario!

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)