Mucho habíamos escuchado de Newcastle, que su estilo era muy inglés, que no tenía tanto para hacer, que es mejor hospedarse ahí para recorrer el Hunter Valley. Pero nosotros queríamos poder experimentarlo y sacar nuestras propias conclusiones. ¡Por eso esperamos un fin de semana largo e hicimos este gran viaje!

Newcastle

El día comenzó tomándonos un tren desde Central Station. Allí teníamos dos opciones, reservar un lugar con asiento asegurado, o, arriesgarnos y tomarnos el primero que viniera. Pensamos, ¿tanta gente irá para Newcastle? La respuesta fue un rotundo sí, y más en un fin de semana largo. Los trenes estaban colapsados. Por lo que te recomendamos, que si viajas en una fecha tan concurrida, reserves tu pasaje en la Web de transporte de NSW.

Newcastle, es la sexta ciudad más importante de Australia – 470.610 habitantes – y la segunda de NSW, después de Sydney, claro está.

Para llegar a Newcastle, el recorrido fue de aproximadamente 2 h y 30 min. Al llegar a la ciudad nos dimos cuenta de algo que podía ser un poco obvio para todos, pero que nosotros no habíamos notado. Era pascua, y por lo tanto todo estaba muuuy tranquilo, los locales cerrados, y poca gente en la calle. Nosotros nos hospedamos en un hostel de mala muerte, (que no recomendamos ni un poquito) y comenzamos a recorrer la ciudad.

Era verdad, la ciudad tiene detalles arquitectónicos que nos remontan a Inglaterra, pero con una impronta particular australiana, sus foodtrucks de hotdog y pies, las familias haciendo deporte con sus bicis y monopatines, y por supuesto, sus playas.

El primer día recorrimos la costanera pasando por el faro, Nobbys Lighthouse, y llegando hasta el mirador, Newcastle Breakwall. El recorrido es de aproximadamente 50 minutos, por supuesto depende el ritmo de caminata de cada uno. Nosotros volvimos por la costa de la playa, Nobbys Beach – para hacer un camino distinto – y luego fuimos a Newcastle beach. El día estaba despejado, ideal para disfrutar de la naturaleza, caminar, y dejar huellas en la arena.

Luego nos dirigimos a Christ Church Cathedral, la catedral anglicana de New Castle. El edificio de estilo gótico, es simplemente hermoso. Se encuentra situado en una colina en el extremo oriental de la ciudad en el suburbio llamado The Hill.

En New South Wales, en esta época del año – otoño – empieza a oscurecer cada vez más temprano, quizás a las 5.30 PM ya es de noche, por lo que los días se hacen cortos, y es fundamental despertarse temprano para aprovechar el día. Y muchas veces, uno no puede elegir acostarse tarde, y aún más en un viernes santo. En pocas palabras, quisimos ir a cenar, pero claramente tooooodo estaba cerrado. Después de mucho caminar, encontramos, según nuestro censo, el único restó abierto. Era precioso, y además…. ¡tenía música en vivo!.

Dato extra: Nosotros no llegamos a hacerlo, pero nos súper recomendaron una caminata con vistas hermosas, la Newcastle memorial walk. Si volvemos sin dudas la vamos a hacer.

¿Cómo llegar?

Ubicación: Abrir en Google Maps

Desde el CBD:

  • Tren 2 h 40 minutos
  • Auto 2 h 20 minutos.

¿Dónde comer?

Bar Petite
Es un resto con música en vivo y muy buenos platos. Es de precio medio, pero vale la pena si querés darte un gusto. Te recomendamos la tabla o charcuterie – como es conocida aca – ¡Muy buena!
Ubicación: Abrir en Google Maps

¿Dónde alojarse?

Newcastle Beach YHA
Si bien no nos alojamos ahí te recomendamos el hostel de la cadena YHA, nos alojamos en otras ciudad y siempre tuvimos muy buenas experiencias. Si no buscás un lugar con olor a fiesta y cerveza no vayas a: Crown and Anchor Hotel
Ubicación: Abrir en Google Maps

Hunter Valley

Al dia siguiente nos despertamos temprano porque nos pasaban a buscar de un tour que contratamos para ir al Hunter Valley – la región vinícola más antigua de Australia -. La región es conocida por su semillón – el vino blanco típico del lugar -, bodegas de propiedad familiar, deliciosos restaurantes y productos frescos.

Nuestra idea era alquilar un auto y recorrer los viñedos, pero luego nos dimos cuenta de la incompatibilidad de bodegas y auto, por lo que optamos por este tour. Un poco costoso, pero claro, estamos en Australia, todo es relativamente caro acá. Además si tenés buen equilibrio podés hacerlo también en bici. Los paisajes son hermosos, y es una hermosa opción si no degustas tantos vinos.

El recorrido contemplaba pasar por varias bodegas, una destilería de vodka, varias chocolaterías y la degustación de dips y quesos de la zona.

Lugares visitados:

  • Audrey Wilkinson
  • Ernest Hill Wines
  • First Creek Wines
  • Hunter Distillery
  • Tamburlaine Wines
  • Hunter Valley Chocolate Company
  • Peterson House

Ya habíamos hecho este tipo de tour en Mendoza, Argentina. Los paisajes de Hunter Valley son bellísimos. Pero el gran diferencial es que en Australia, son un poco más generosos en la cata de vinos. Debemos decir que en cada bodega degustamos alrededor de 7 vinos entre tintos, blancos, dulces y espumantes – aunque creo que en las ultimas bodegas ya habíamos perdido la cuenta -.

Luego de la cata de vino llegamos súper cansados a Newcastle y nos fuimos directos a la cama (tapándonos la nariz al subir las escaleras. Sí, así de feo era el olor del hostel donde nos hospedamos.

¿Cómo llegar?

Ubicación: Abrir en Google Maps

Desde el CBD:

  • Auto 2 h 20 minutos – desde Sydney -.
  • Tour 1 h 30 minutos – desde Newcastle – .

¿Dónde comer?

The Cellar Restaurant
Fuimos a este lugar porque estaba incluído con el tour. El servicio fue un 10 y la comida estuvo excelente también. Tiene varias opciones vegetarianas y también carnívoras.
Ubicación: Abrir en Google Maps

¿Dónde alojarse?

Airbnb o Hostel
Si bien no nos alojamos en Hunter Valley te recomendamos la zona de: Pokolbin y Cessnock. Se pueden contratar los tours desde aca o alquilar bicicletas.
Ubicación: Abrir en Google Maps

Port Stephens

Se hicieron las 7 AM y nos despertamos mágicamente por un barco que estaba llegando. Nuestro querido hostel estaba ubicado justo al frente del puerto.

No nos importó ya que estábamos super entusiasmados por nuestra primera experiencia manejando en el lado derecho. Tomamos el colectivo 130 desde el puerto para ir al Aeropuerto de Newcastle. Ni bien llegamos nos acercamos al stand de alquiler de autos. Minutos después con llave en mano comenzó la aventura.

Para mi – Ursu- al principio, no fue fácil, quería poner el guiño y el limpia vidrios empezaba a funcionar. En esos momentos te ponés nervioso, y todo parece salir mal. Con un poco de práctica y con el parabrisas bien limpio ya estábamos rumbo a Taylor beach, Una playa pequeña y familiar, que encontramos por no seguir el GPS y armar nuestro propio circuito.

Volvimos al auto y estaba vez le tocaba manejar a Diego. Si bien tuvo mucho menos experiencia que yo manejando en Argentina, le fue mucho más simple. Se sintió super seguro, así que ¡le concedí el poder!

Con un tránsito un poco complicado, por ser domingo de Pascua, llegamos a Nelson Bay, recorrimos la costanera, y seguimos paso hasta Shoal bay. Una playa de agua cristalina enmarcada por montañas y árboles. Ese día el mar estaba calmo, ideal para deportes acuáticos como paddle board y kayak.  Así que por unos 25 dólares alquilamos media hora de kayak.

La experiencia fue muy linda, y nos vino bien para bajar un cambio y conectar un poco más con el lugar de una manera más natural.

Horas después volvimos a la ruta para esta vez llegar al mirador Gan Gan Lookout. Con una vista de casi 360 grados, observamos como espectadores, lo que hace momento estábamos interpretando.

Nuestro último destino imperdible era el Tilligerry Habitat. Una reserva sin fines de lucro donde nos comentaron se podían observar koalas. Pero lamentablemente cuando pusimos la dirección en el GPS para llegar, este nos indicaba que el lugar estaría cerrado, por lo que desistimos y seguimos camino a Anna bay. Allí nos dimos cuenta nuevamente, que las mejores cosas suceden cuando menos se planean.

El destino, o el universo, los astros, o como quieras llamarlo, nos estaban regalando unos de los mejores atardeceres que pudimos apreciar. Mar, dunas y todo lo que necesitabamos, estaba en Stockton Sand Dunes. Un atardecer de color intensos, con rojos furiosos y vistas de película. En este lugar, alquilan camellos en los cuales podés pasear por $ 25 AUD aproximadamente. Nosotros NO lo hicimos porque nos pareció que era una forma de fomentar la explotación de estos pobres animalitos. Así, con ese inmejorable atardecer, terminaba nuestro mágico fin de semana por Newcastle y alrededores.

¿Cómo llegar?

Ubicación: Abrir en Google Maps

Desde el CBD:

  • Tren 2 h 40 minutos – hasta Newcastle y luego bus dependiendo el destino final –
  • Auto 2 h 40 minutos.

Tips

  • Podés alquilar un auto desde Sydney, o bien hacerlo desde allá como hicimos nosotros. De esa forma ahorrás un poco más de plata.
  • Tener en cuenta que el aeropuerto de Newcastle cierra a las 10 PM, y hay poca conexión con el centro en cuanto a transporte. Por lo que sí tenés que devolver el auto chequea los horarios de colectivos, o…. tendrás que pagar un taxi de unos $ 80 AUD.
  • Para recorrer bien la zona, se requieren al menos 3 días y si tenes unos días más mejor.
  • La mayoría de las bodegas en Hunter Valley son gratuitas, pero si vas por tu cuenta tené en cuenta que tendrá que haber un conductor designado.
  • Nosotros hicimos el tour de Hunter Valley con Best Tours saliendo desde Hunter Valley, lo súper recomendamos. Tienen algunas opciones desde Sydney tambien.
  • ¿Dónde conviene alojarse? Si bien no nos alojamos en Port Stephens te recomendamos la zona de: Nelson Bay y Ana Bay. Se encuentran cerca de todo y estan muy buen comunicados con los demás destinos.
¿Qué te pareció nuestra escapada?  Dejanos tu comentario o envianos un mail a hola@espartedelviaje.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.